Viaje a través de la historia de la traducción

historia de la traducción

Dada la necesidad intrínseca al ser humano de comunicarse y relacionarse entre sí, la figura del traductor y/o intérprete comienza a forjarse casi paralelamente al nacimiento de la historia de la humanidad y su evolución y desarrollo parecen ir de la mano, en función de las necesidades comunicativas de cada etapa histórica. A través de un análisis cronológico, queremos ofrecer una visión histórica de la evolución de la figura del intérprete, precursor de esta actividad, y la del traductor, que apareció posteriormente.

La historia de la traducción – Comienzos

Las primeras civilizaciones se caracterizaban por contar entre sus grupos sociales una suerte de mediadores culturales, cultivados y, por supuesto, conocedores de las lenguas de diferentes regiones vecinas, que comenzaron a forjar castas de traductores en la cultura egipcia y romana, desempeñando una labor principalmente oral y comunicativa.

historia de la traducción

Con el paso de los siglos y dada la necesidad de hacer extensiva y accesible la “palabra de Dios” y difundir los textos sagrados, los sacerdotes asumieron la función traductológica que comenzó como técnica oral y luego evolucionó a la traducción escrita. No podemos recorrer este análisis histórico sin mencionar al patrón de los Traductores e Intérpretes, San Jerónimo, el primer traductor conocido que tradujo la Biblia al latín del pueblo y, además, fue la primera persona conocida en reflexionar y escribir sobre el método traductor.

contratos internacionales

Si continuamos viajando hasta la España medieval, observamos que la traducción gozaba de una importancia inmensa, dado que el territorio conquistado en 711 por los musulmanes pasa poco a poco a constituirse como centro de radiación cultural del Mediterráneo por su situación peculiar entre tres mundos: el árabe, el judío y el cristiano. La ciudad de Toledo era fiel reflejo de convivencia de estas tres culturas, convirtiéndose en un nuevo centro de difusión y fundando, en el siglo XII, la “Escuela de Traductores”, el primer paso hacia la constitución de la profesión.

La traducción y el descubrimiento de América

La popularidad de los traductores continuó en auge con el descubrimiento de América resultando imprescindibles en los viajes colombinos para comunicarse con los indígenas y, como consecuencia, las autoridades españolas se vieron obligadas a regular la actuación de los intérpretes. Este proceso de regulación puede definirse como el punto de partida de lo que actualmente conocemos como traductores e intérpretes jurados, nombrados por una autoridad y regulados bajos una normativa específica.

A finales de la conquista y en los albores de la colonización, la formación de traductores e intérpretes continúo su proceso de institucionalización, mencionándose por vez primera en el año 1563 el concepto de “intérpretes que juran”, que hacía referencia a aquellos individuos del Nuevo Mundo que hacían posible mediante el lenguaje hablado y la comunicación interlingüística las relaciones comerciales entre colonizadores y nativos.

Una vez “civilizado” el continente americano, la traducción continúa su “conquista” histórica alcanzado un impulso y desarrollo social y cultural de gran magnitud gracias a la revolución renacentista: el descubrimiento de la imprenta, que aporta nuevos matices y supone la difusión del conocimiento y la cultura a todos los medios, a todos los grupos sociales y a todos los idiomas. Un logro histórico en el que la traducción desempeñó un papel fundamental, consiguiendo, a partir de entonces, cambiar incluso la visión del mundo.

Durante los siglos sucesivos, continuaron ampliándose los horizontes comerciales y económicos, contribuyendo a la difusión de la actividad traductológica en una relación de simbiosis total, en la que mayor beneficiada fue la cultura y las personas que se nutrían de ella.

La traducción en la época actual

A lo largo del siglo XX y XXI, la traducción de textos especializados confiere a esta actividad la categoría de disciplina científica, poniendo el broche final al último periodo de evolución histórica traductológica: la era de la traducción y la interpretación propiamente dicha. Los medios de comunicación, las tecnologías de la información, los procesos de globalización, las nuevas demandas del mercado y la expansión masiva del comercio internacional representan a título enunciativo los nuevos desafíos de una profesión que ha ido evolucionando a la par que el propio ser humano, se ha ido adaptando a sus necesidades y, hoy más que nunca, es necesaria para cualquier acto cotidiano o formal: para poder ver nuestra series favoritas, leer a nuestros autores preferidos, encontrar o desempeñar un puesto de trabajo en un país extranjero, realizar estudios en una Universidad fuera de España, constituir una sociedad en un país emergente o incluso para asistir a un Congreso y comprender a los conferenciantes extranjeros.

Si nos detenemos por un segundo y observamos a nuestro alrededor, nos daremos cuenta que la traducción forma parte de nuestra vida diaria.

¿Necesitas un traductor jurado para tus documentos?
En Traductores Oficiales contamos con más de 150 traductores jurado de todos los idiomas.
Entra aquí para pedir presupuesto
Sobre Carolina Balsa Cirrito 157 Artículos

Gerente – Directora. Licenciada en Traducción e Interpretación por la Universidad de Granada.

Sé el primero en comentar

¡Deja un comentario!