¿Qué es la traducción accesible?

traducción accesible

¿Qué es la traducción accesible? Seguramente a muchos de los que estéis leyendo esta entrada no se os vendrá nada a la cabeza con este nombre. Pero si comento que se trata de la traducción de subtítulos para sordos o de los comentarios en películas audiodescritas para personas ciegos ya se os habrá encendido la bombilla y estaréis contextualizados.

Creo conveniente también explicar qué es la audiodescripción. Este método consiste en describir imágenes, situaciones, todos aquellos elementos visuales de cualquier película para que el espectador invidente pueda disfrutar del filme, es decir, el guion escrito se convierte en un guion oral.

Mediante técnicas como el subtitulado para sordos, la audiodescripción para ciegos, el poner a un intérprete de lengua de signos comentando las noticias, etc. se está haciendo una traducción plural, una traducción para todos, es decir, una traducción accesible.

El alcance de la traducción accesible

En teoría, existen numerosos organismos, asociaciones o instituciones que velan por que la información de cualquier película, serie o noticia llegue a todo el mundo. Así, en el año 2012 AENOR, la Asociación Española de Normalización y Certificación, concienciada de las dificultades del espectador sordo, publicó la ley UNE 153010 mediante la cual quiso regularizar el subtitulado para este grupo de personas y concienciar, entre otros, a creadores y mediadores de contenido audiovisual de la importancia de hacer más fácil la llegada de información a gente discapacitada.

Desde el gobierno de España en el año 2010, presidido por aquel entonces por José Luis Rodríguez Zapatero, se promulgó la Ley General de Comunicación Audiovisual mediante la cual se imponía a todas las cadenas televisivas a emitir de modo accesible un 65% de su programación.

También desde la ONCE se subtitulan y audiodescriben películas, desde clásicos como Match Point de Woody Allen hasta películas más actuales como El Laberinto del Fauno o The Artist. Además, se dispone de películas audiodescritas como Shin Chan o Doraemon para el público infantil.

La realidad de la traducción accesible

Sin embargo, no todo lo que reluce es oro cuando nos referimos a la traducción accesible. La teoría es espléndida pero la práctica es otra realidad más escasa.

Si sintonizamos en nuestra televisión Antena 3 ¿podéis decirme el título de una película audiodescrita o subtitulada para sordos? Ojo, subtitulada para sordos no es lo mismo que subtitulada ya que el primer tipo de subtitulado debe seguir unos patrones más marcados.

En la cruda realidad, la gran mayoría de las cadenas, tanto públicas como privadas, no llegan a emitir ni el 40% de su programación de un modo accesible. A día de hoy, en España, la única cadena de televisión que supera, y con creces, el porcentaje de material audiovisual accesible impuesto en 2010 por la Ley General de Comunicación Audiovisual es la cadena autonómica Canal Sur. En el año 2012, la Comunidad Audiovisual de Andalucía (CAA), examinó en profundidad todo el material accesible de la cadena andaluza y se llegó a un balance negativo: Canal Sur subtituló un 60,5% de sus emisiones y Canal Sur 2 solo un 49,9%. Claramente, este balance no se aproximaba al 65% impuesto estatalmente y la cifra del 70% de material accesible se escapaba. No obstante, tras el toque de atención de CAA, Canal Sur fue consciente de su escasa programación accesible y llegó al porcentaje del 82,2%. No menos loable es la actividad y presión de la Federación Andaluza de Asociaciones de Personas Sordas (FAAS) que actualmente compone una de las agrupaciones con más influencia de toda España y que siempre ha reivindicado la existencia de material accesible.

Por otro lado, también he mencionado que la ONCE se dedica a elaborar material audiovisual para todo el mundo. Yo, he tenido el honor de visualizar una película (que ahora no recuerdo el título) subtitulada por esta organización. He de confesar que el subtitulado era de dudosa calidad, ya que los subtítulos pasaban corriendo, en ocasiones eran escasos y en otras eran de extensiones extremas. Esto se debe a que desde la ONCE no se ha puesto a un equipo profesional y competente en la traducción accesible para emprender dicha tarea.

El resumen de este artículo: Todos podemos llegar a ser políticamente correctos pero no prácticamente. Y otra anécdota curiosa, fijaos como de desconocido llegar a ser el mundo de la traducción accesible, que el corrector de Word me ha marcado la palabra “Audiodescripción” como un error a lo largo de la redacción de este artículo y sin embargo palabras como Word, Google o Microsoft las reconoce.

Sobre Carolina Balsa Cirrito 157 Artículos
Gerente - Directora. Licenciada en Traducción e Interpretación por la Universidad de Granada.

Sé el primero en comentar

¡Deja un comentario!