Mi experiencia como becaria en CBLingua Madrid

Mi experiencia como becaria en CBLingua Madrid.

El 4 de julio comenzaba mi andadura para llegar a convertirme en traductora profesional. Comenzaban mis prácticas en CBLingua. Cabe destacar que estaba bastante nerviosa. Era mi primer contacto real con una agencia de traducción y, admitámoslo, toda primera vez nos pone un poco de los nervios.

Tras pasar varias pruebas de traducción e intercambiar varios correos con distintas empresas, me decanté por CBLingua, y no me arrepiento. Estos tres meses que he estado aquí de prácticas han contribuido de forma muy positiva a mi formación como traductora. La mayoría de mis profesores de la carrera trabajan de manera autónoma o para alguna editorial, por lo que poco era lo que sabía sobre las agencias de traducción. Pero sentía que en una agencia es donde realmente te metes de lleno en el mundo de la traducción. Donde ves los intríngulis del día a día del traductor. Además de estar en contacto constante con los clientes.

Con muchas ganas de trabajar y de aprender, me incorporé a CBLingua. Allí me recibió la encargada de la oficina de Madrid. Me enseñó las instalaciones, me presentó al resto del equipo y me explicó el funcionamiento de una agencia de traducción.

Mi primer proyecto como traductora.

Nada más llegar ya tenía entre manos mi primer proyecto de traducción profesional: un certificado de nacimiento de español a inglés. Al principio todo son dudas. ¿Cómo traduzco esto? ¿Esto realmente se refiere a esto otro? Seguro que esto es un false friend. ¿He traducido todo? Así que entre que revisas, rerevisas y vuelves a revisar para comprobar que no se te ha olvidado nada y de que todo está en donde tiene que estar, ya has traducido tu primer encargo. A continuación, te ves preparando la traducción que, ojo, ¡tú misma acabas de traducir! Y entonces llega el momento de entregársela al cliente. Te da las gracias por el buen trabajo y tú, emocionada, piensas: «¡se está llevando una traducción que YO he hecho!».

En mi experiencia como becaria en CBLingua he traducido textos jurídicos de todo tipo. De inglés a español y de español a inglés. Certificados de nacimiento, de matrimonio, documentación académica, títulos, certificados de antecedentes penales, solicitudes de empleo y mucho más.

He aprendido mucho sobre traducción y sobre traducciones juradas y he desarrollado un lenguaje jurídico que desconocía que podía llegar a tener. Pero además he aprendido mucho sobre mí misma. He aprendido a no desistir a la hora de buscar un término o unas siglas que parece que no vas a encontrar nunca, pero que cuando las encuentras, sientes que no habrá término que se te resista. También a enfrentarme a textos más complejos, a gestionar el tiempo y a superar los encargos urgentes. He aprendido mucho más de lo que había imaginado. Me he dado cuenta de que esto de la traducción engancha y de que me gusta mucho más de lo que pensaba. Me siento profesional.

Vuelta a la universidad.

En estos tres meses me he acostumbrado a venir aquí cada mañana y se me va a hacer raro tener que cambiar la rutina en unos días para ir a la universidad. Pero a la vez iré con ganas porque ya sé lo que me espera en el mundo de la traducción. Recordaré de CBLingua lo bien que me ha acogido y la oportunidad tan enriquecedora que me han ofrecido para formarme como traductora. Es una forma genial de iniciarse en el mundo real de la traducción.

Finalmente, me gustaría recomendar a todos los futuros traductores que estén pensando realizar sus prácticas que le den una oportunidad a CBLingua. Es una experiencia maravillosa que hay que vivir.

1 Comentario

¡Deja un comentario!