La traducción de folletos de salud

traducción folletos salud

Los materiales de carácter divulgativo que se han venido distribuyendo en los últimos años no siempre cumplen los objetivos de sus lectores de (i) obtener datos básicos y consejos sobre enfermedades o situaciones de riesgo para la salud, y (ii) recibir ideas de carácter general que les faciliten la comunicación con su médico.

Los folletos de salud son objeto de traducción en numerosas organizaciones y organismos y están destinados especialmente a las comunidades hispanohablantes cuyo idioma nativo no es el inglés con el objetivo de establecer una comunicación eficaz, lo cual debería ser una de las mayores preocupaciones para los proveedores de salud.

La traducción de folletos de salud: Errores en la redacción

Nosotros, como traductores especializados, debemos conocer los errores que se suelen cometer en el proceso de redacción de folletos de salud para, posteriormente, enmendarlos en la traducción final. A continuación, queremos señalar algunos de los desaciertos más frecuentes a modo de guía de revisión y estilo:

  1. Empleo de párrafos excesivamente largos. El lenguaje médico es bastante conciso y se sirve de oraciones breves y directas mediante las cuales transmitir al lector la información necesaria sin caer en lo farragoso.
  2. Explicaciones incoherentes de los tecnicismos.
  3. Falta de rigor en el empleo del lenguaje médico. Si un autor emplea términos como «síndrome de inmunodeficiencia humano» o «efecto anticoncepcional» resulta bastante obvio que padece un déficit terminológico y conceptual considerablemente alto. El traductor debe documentarse a fondo y disponer de las herramientas terminológicas adecuadas para hacer frente a este tipo de encargos.
  4. Falta de conocimiento del código gramatical. Desafortunadamente, los gazapos que se cuelan en los folletos de salud no se limitan al ámbito terminológico, sino que se extiende al código gramatical y las normas de estilo. Me gustaría destacar uno de los errores con mayor reincidencia: el mal uso del gerundio. Aunque es cierto que en inglés es una forma verbal muy utilizada, en España no funciona tanto. A cualquier traductor o revisor que se tope una oración del tipo «la prevención de estos problemas en personas sanas es muy sencilla, bastando con evitar las causas que los provocan», le chirriará nada más leerlo. En la medida de lo posible, conviene reemplazar el gerundio por otra construcción más idiomática (p. ej. pues basta con evitar).
  5. Tendencia a alargar los vocablos. Son muchos los redactores que caen en el error de pensar que por utilizar términos más complejos están escribiendo mejor. De ahí que nos encontremos con vocablos como «fatigabilidad», «problemática» o «convivientes» que, más que adornar, entorpecen la lectura.

traducción de folletos de salud

En general, los folletos se encuentran plagados de vicios lingüísticos tales como el uso de anglicismos, pasiva refleja con un complemento de persona o el denominado «gerundio médico». La gran mayoría de estos vicios del lenguaje proceden de la ultracorrección, la cual consiste básicamente en cometer una falta de ortografía o gramática por tal de querer evitarla.

Los traductores profesionales debemos ser conocedores de este fenómeno, así como de los desórdenes lingüísticos más frecuentes en este género textual, y no reincidir en ellos cuando redactemos nuestro texto meta.

Sobre Carolina Balsa Cirrito 157 Artículos
Gerente - Directora. Licenciada en Traducción e Interpretación por la Universidad de Granada.

Sé el primero en comentar

¡Deja un comentario!