La omnipresencia del intérprete: la interpretación telefónica

Una buena intepretación

Es bastante frecuente oír cómo los traductores e intérpretes critican o hacen bromas acerca del uso, o mejor dicho, el “mal uso” de las nuevas tecnologías para la realización de traducciones. [Para leer lo que ya publicamos sobre Traducción Automática haz clic aquí].

No obstante, es innegable que los avances tecnológicos casi siempre juegan a favor de los traductores e intérpretes. Un buen ejemplo de ello podemos verlo claramente en una de las modalidades de interpretación cuya demanda ha aumentado en mayor medida durante los últimos años: la interpretación telefónica. La interpretación telefónica es una interpretación de enlace pero a distancia, lo cual facilita la contratación de un intérprete. Pongámonos en situación con un ejemplo: nos encontramos en un país extranjero y no conocemos la lengua oficial del mismo, y tenemos que acudir al médico o a la policía por una urgencia: ¿cómo me comunico con el médico o con el policía para explicarle lo que me pasa? ¿Cómo realizo los trámites necesarios para que me puedan asistir si no puedo comunicarme con la persona que me atiende?

Intérprete móvil

Es en este tipo de situaciones, contar con un intérprete presencialmente y de forma inmediata puede ser bastante complicado, pues el intérprete probablemente necesite desplazarse hacia donde nos encontramos. Por ello, la interpretación telefónica resulta especialmente útil: esta modalidad consiste en interpretar a través del teléfono, normalmente los interlocutores se encuentran cara a cara y es el intérprete el único que está al otro lado del teléfono. Estas interpretaciones presentan una serie de características que, en ocasiones, dificultan las labores del intérprete: calidad del sonido, ruidos de fondo, problemas de cobertura, dificultades técnicas, falta de contacto visual con los interlocutores, etc…

Esta última es sin duda la principal característica de esta modalidad de interpretación, puesto que significa la pérdida de un aspecto fundamental de la comunicación: el lenguaje no verbal, ya que las expresiones faciales y los gestos aportan información al intérprete, y éste también puede usarlos para transmitir información. En este sentido, la incorporación paulatina de tecnologías como la videollamada o la videoconferencia favorece la calidad de las interpretaciones a distancia.

Ahora que se habla tanto en el sector de la traducción automática y de cómo la existencia de la misma puede actuar en detrimento de los profesionales de la traducción y la interpretación, la interpretación telefónica representa de forma muy clara que ambos aspectos, tecnología y traducción e interpretación, pueden coexistir y dar como resultado una relación beneficiosa.

Sin embargo, siguen existiendo una serie de situaciones en las cuales los usuarios siguen prefiriendo la presencia física del intérprete en el lugar de la interpretación, bien porque se sienten más cómodos o bien porque, al tratarse de trámites legales, es obligatoria la presencia del intérprete, como pueden ser: testificaciones en un juzgado, entrevistas con un abogado, firma de un contrato, entrevistas en centros de servicios sociales, audiencias reservadas para matrimonios mixtos, etc…

En estas situaciones, la profesionalidad del intérprete (que deberá ser intérprete jurado nombrado por el Ministerio de Asuntos Exteriores en la gran mayoría de los casos) es crucial, por lo que desde CBLingua aconsejamos acudir a agencias de traducción e interpretación especializadas que aseguren un servicio de calidad.

¿Necesitas un traductor jurado para tus documentos?
En Traductores Oficiales contamos con más de 150 traductores jurado de todos los idiomas.
Entra aquí para pedir presupuesto

Artículo realizado por: Ana Mellado Núñez

Ana Mellado Núñez

Sobre Carolina Balsa Cirrito 157 Artículos
Gerente - Directora. Licenciada en Traducción e Interpretación por la Universidad de Granada.

Sé el primero en comentar

¡Deja un comentario!