La interpretación y el deporte

Interpretación y deporte
Interpretación y deporte

La relación entre el mundo de la traducción e interpretación y el deporte es más estrecha desde que la internacionalización entró en el terreno de juego del fútbol, el tenis, la fórmula 1 o el baloncesto. En este nuevo panorama tienen mucho que ver la calidad de nuestros deportistas y la valoración internacional que ha adquirido todo lo relativo al deporte « made in Spain ». Hace algún tiempo ya, algunos se extrañaban de que Rafa Nadal comenzara en inglés una rueda de prensa en Chile para posteriormente disculparse porque su uso de la lingua franca es tal, que ha pasado a ser casi su lengua materna. Esta imagen es más que habitual en el mundo del deporte, aunque algunos, aun conociendo la lengua, siguen confiando en profesionales de la interpretación para asegurar la calidad y fidelidad de las intervenciones, al resto, no les queda más remedio.

Interpretación simultánea
Rafa Nadal con cascos para interpretación simultánea – Rueda de prensa en Pekín antes del China Open 2014

La labor del intérprete en el deporte

Aunque lo que nos sorprende gratamente es el trato tan cercano de algunos deportistas con los intérpretes, el caso del entrenador del Atlético de Madrid, Cholo Simeone, es uno de ellos. La interpretación no es una ciencia exacta, sino que es un trabajo artesanal, como el fútbol, en el que lo único que cuenta es tu habilidad mental y las destrezas que has desarrollado a lo largo de tu carrera profesional. Digamos que hay un poco de innato y una gran cantidad de horas de práctica detrás del mundo de la interpretación. En esto coincidimos con los deportistas, al menos en nuestra humilde opinión.

De todas formas, no es oro todo lo que reluce, y también hay momentos en los que el intérprete sufre indudablemente lo que todos conocemos como un “tierra trágame”. En línea con lo que explicamos al principio de que los deportistas están cada vez más acostumbrados a hablar en otras lenguas, ya sea porque en un mismo vestuario se concentran un sinfín de nacionalidades o porque su fichaje por un club extranjero les lleva a una inmersión lingüística obligada, y esto puede convertirse en un arma de doble filo para el intérprete. Para muestra un botón.

La interpretaciónen las ruedas de prensa

Mientras que muchos pensarán que es una falta de capacidad del intérprete de inglés, en estos casos las ruedas de prensa son un marco perfecto para que se produzcan estas situaciones tan incómodas: la variedad de los acentos de los periodistas, el volumen de las voces, la dificultad para interactuar con los interlocutores, las llamadas “preguntas metralleta” (tres preguntas escondidas en una sola), las metáforas tan recurrentes en el deporte, etc. Sepan que no es nada fácil y que en muchas ocasiones nos liamos (aunque no lo parezca, somos humanos) y con un poquito de cooperación por parte del interlocutor, cualquier error es subsanable y puede acabar convirtiendo en una anécdota graciosa lo que pudo ser un desastre absoluto. En el caso de Jose Mourinho, a pesar de que se disculpó por discrepar con el intérprete, ironizó con el hecho de que “el no era el traductor”. Cierto es que el intérprete quizás debió haber confesado no haber comprendido completamente la respuesta en lugar de resumir brevemente y desacertadamente el discurso de Mourinho, aunque el intérprete, tras la regañina, podía haber fácilmente arreglado el desaguisado si el locutor hubiera tenido voluntad de ayudar al prójimo.

Lo que no entendemos muy bien es cómo José Mourinho, que, además, ha ejercido en muchos casos de intérprete improvisado incluso en el propio vestuario y que está tan acostumbrado a lidiar con los entresijos de los idiomas, puesto que habla y comprende al menos cinco, no es capaz de ponerse en la piel de un intérprete de conferencias y solidarizarse con él. En fin, será que ante una pregunta incómoda sobre las tarjetas, quiso que el tema se zanjase sacándole otra al intérprete.

El deportista intérprete

Como guinda de este artículo y porque, a pesar de que el intrusismo en nuestra profesión es un gran obstáculo, no queremos dejar de alabar la labor improvisada de muchos deportistas que hacen de intérpretes de sí mismos, repitiendo sus intervenciones en más de un idioma, como Fernando Alonso, Pau Gasol o Gerard Piqué, o de otros compañeros y que, además de hacer un magnífico trabajo, a nuestro juicio, se lo toman con templanza y con humor, como es el caso de Courtois con Diego Costa o de Mata con Di María. Se nota que la especialización en una temática concreta ayuda mucho al intérprete pero también mostrar una actitud positiva y tener confianza en uno mismo.

Ahora que CBLingua está colaborando como patrocinadora en distintos eventos deportivos, no queríamos dejar pasar la oportunidad de demostrar cómo el mundo de la traducción, sin ser muy visible, está presente en todos los aspectos de nuestra vida y que como decía Mandela, el hombre que unió a Sudáfrica con el deporte: “El deporte tiene el poder de transformar el mundo. Tiene el poder de inspirar, de unir a la gente como pocas otras cosas”.

Sobre Carolina Balsa Cirrito 157 Artículos
Gerente - Directora. Licenciada en Traducción e Interpretación por la Universidad de Granada.

Sé el primero en comentar

¡Deja un comentario!