Falso intérprete de lenguaje de signos pone en peligro la ceremonia de despedida de Nelson Mandela

Durante los últimos días, los medios de comunicación se han hecho eco del revuelo ocasionado por la intervención del intérprete de lengua de signos que participó en los actos en memoria del expresidente sudafricano Nelson Mandela.

De no ser por esta polémica, la labor del intérprete habría pasado, con toda probabilidad, completamente desapercibida. Es bastante frecuente que, en nuestras oficinas de CBLingua-Sevilla, CBLingua-Málaga y CBLingua-Cádiz nos encontremos con clientes que, hasta el preciso instante en el que necesitan de nuestros servicios, no habían siquiera reparado en la figura del traductor e intérprete jurado. Y es que ciertamente, la traducción sigue siendo una profesión poco conocida, motivada principalmente por la “invisibilidad” del traductor, que actúa de eslabón entre lenguas y culturas a través de los textos, sin que los lectores perciban, en muchas ocasiones, la labor de traducción que dicho texto lleva implícita.

Traducción lenguaje signos

 

No obstante, la figura del intérprete es mucho más conocida por el gran público –está presente en los medios de comunicación con cierta frecuencia–, dada la necesidad de su presencia física en el momento de la interpretación, ya sea en una cabina de interpretación desde la que el intérprete se comunica directamente con los oyentes o, como en el caso del intérprete de lengua de signos, situándose cara a cara frente a los receptores de su discurso.

Ante el aluvión de críticas recibidas, el intérprete de lengua de signos, que se encargó de reproducir los discursos de grandes dirigentes mundiales, entre ellos Barack Obama, ha alegado que “se sintió abrumado, le pudo la presión e incluso llegó a sufrir alucinaciones”. Sin embargo, parece ser que, más allá de haber cometido fallos puntuales motivados por el estrés de la situación, los signos que realizó mientras “interpretaba” los discursos, carecían totalmente de sentido, según la DeafSA, la principal asociación de sordos de Sudáfrica.

En CBLingua somos conscientes, más allá de esta polémica anécdota, de que los intérpretes, sean cuales sean sus lenguas de trabajo, pueden verse sometidos a mucha tensión en el desarrollo de su labor profesional, derivada tanto de la propia naturaleza de su labor (un intérprete simultáneo debe escuchar un discurso en un idioma y al mismo tiempo, generar el mismo discurso en otro idioma) como a la complejidad de ciertas situaciones.

Pensemos, por ejemplo, en las situaciones que pueden darse un juicio, en un interrogatorio policial, en un hospital, en la firma de un contrato, etc., en las que están presentes individuos con culturas diferentes, que no comparten idioma y cuya única vía de comunicación y en muchos casos, única figura de apoyo en ese momento, es el intérprete.

De ahí que el equipo profesional de traductores e intérpretes jurados de CBLingua cuente no sólo con la formación lingüística necesaria para interpretar, sino que también posean las destrezas necesarias para realizar una interpretación de calidad en cualquier situación.

¿Necesitas un traductor jurado para tus documentos?
En Traductores Oficiales contamos con más de 150 traductores jurado de todos los idiomas.
Entra aquí para pedir presupuesto

Artículo realizado por: Ana Mellado Núñez

Ana Mellado Núñez

Sobre Carolina Balsa Cirrito 157 Artículos
Gerente - Directora. Licenciada en Traducción e Interpretación por la Universidad de Granada.

Sé el primero en comentar

¡Deja un comentario!