El sexismo en el lenguaje

sexismo lenguaje

En cuanto al sexismo en el lenguaje jurídico podemos decir que se hace un uso abusivo del masculino genérico. Esta particularidad afecta también, a modo de ejemplo podemos citar las traducciones de sentencias o algunos certificados en los que nos encontramos vocablos («propietario», «perito», «secretario», «abogado del Estado»…) que evitan la feminización de cargos y profesiones, eclipsando la visibilidad de la mujer, ocultándola en la generalidad. Anteriormente, se añadía una palabra para aludir al femenino; es decir, «funcionario mujer». En el patrón anterior observamos una disparidad, en el caso del género masculino no se especifica «funcionario hombre».

El sexismo en el lenguaje en nuestro país

Para poder analizar el sexismo en el lenguaje y la traducción es importante tener al menos unas leves nociones sobre el feminismo. El feminismo en España contaba con grandes barreras en contra: la dictadura de Franco y el preponderante papel de la Iglesia católica en la sociedad; por esta razón, mientras que en otros países el feminismo estaba en auge en el siglo XIX, en España su apogeo se alargó hasta la implantación de la segunda República española (1931). Asimismo, en una antigua sociedad patriarcal en la que la mujer estaba sometida al hombre, el rol de estas se limitaba a ser madres y esposas; quedando en un segundo plano bajo la superioridad masculina.

El sexismo en el lenguaje

El colectivo feminista y determinadas personas luchan para que la mujer esté más presente en el lenguaje y se evite el uso del masculino genérico, ya que muchas mujeres no se sienten integradas en el lenguaje. El objetivo principal es conseguir la igualdad en el lenguaje, dejando atrás los componentes culturales y sociales que dieron lugar al uso del lenguaje actual.

En cuanto a la representación de la realidad, algunas traducciones y documentos no son objetivos puesto que en la actualidad tanto hombres como mujeres cuentan con los mismos derechos y deberes. Una de las principales causas del uso sexista del lenguaje es la importante influencia del Diccionario de autoridades, que fue el primer diccionario elaborado por la RAE. Hablamos entonces del siglo XVIII, el Siglo de las Luces, en dicha etapa la mujer no disfrutaba de las facilidades que existen en la actualidad.

Aún queda mucho por avanzar

En resumen, el papel de la mujer en el lenguaje es bastante reducido. El sexismo en el lenguaje tiene su origen en el machismo que ha caracterizado a la sociedad en siglos anteriores; un lenguaje basado en el androcentrismo. Para concluir, es importante recalcar que a pesar de que la normativa aprueba el uso del masculino no marcado para designar a ambos sexos, muchas personas repudian el masculino genérico porque lo asocian al legado machista de épocas remotas en las que la mujer estaba subyugada por el hombre. La lengua española debería dejar constancia del progreso de la sociedad, la evolución de la mujer y otorgarle a esta la importancia que merece, la misma que al hombre.

Sobre Carolina Balsa Cirrito 157 Artículos
Gerente - Directora. Licenciada en Traducción e Interpretación por la Universidad de Granada.

Sé el primero en comentar

¡Deja un comentario!