El nombramiento de Traductor Jurado en un país descentralizado: El caso de Alemania

traductor jurado en Alemania

Actualmente en España existen dos vías por las que se puede obtener el nombramiento oficial de Traductor-Intérprete Jurado, expedido por el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación.

La primera vía es realizar un examen oficial en el que el candidato deberá pasar 4 pruebas: Tres de traducción y un resumen oral de un texto y responder a unas preguntas formuladas por un tribunal.

La segunda opción para la obtención del nombramiento consiste en realizar un número de créditos de unas asignaturas específicas en la Licenciatura de Traducción e Interpretación. Sin embargo, según lo estipulado en el Real Decreto 2002/2009 con fecha de 23 de diciembre de 2013, la exención de examen para ser nombrado traductor-intérprete jurado acabará desapareciendo el 30 de septiembre de 2015.

Sea una vía o la otra, lo cierto es que no es nada fácil conseguirlo. Observamos que en España la legislación es común para todo el territorio.

El nombramiento de Traductor Jurado en un país descentralizado

Ahora, si vamos a un país totalmente descentralizado la realidad cambia. Al igual que sus políticas económicas o sociales varían de un estado a otro, el camino para llegar a ser traductor-intérprete jurado, la denominación u otros aspectos también presentan diferencias. En esta entrada trataremos el caso concreto de Alemania.

traductor jurado en Alemania

El traductor e intérprete profesional en Alemania

En el país germano, la primera diferencia notable es la denominación del título. Por lo general la más extendida es allgemein beeidigter Dolmetscher para el caso de los intérpretes y ermächtiger Übesetzer para los traductores. Si nos movemos al sur de Alemania, al estado de Baviera en concreto, el nombre específico que recibe este nombramiento es öffentlich bestellter und beeidigter Übersetzer para los traductores, y öffentlich bestellter und beeidigter Dolmetscher para los intérpretes. En el estado vecino, en Badden-Württemberg, al traductor jurado se le llama öffentlich bestellter und beeidigter Urkundenübersetzer y al intérprete allgemein beeidigter Verhandlungsdolmetscher.

De esta primera diferencia, podemos sacar otra más y es que, existe una denominación específica para el intérprete y otra para el traductor ya que en Alemania, por norma general, son dos nombramientos diferenciados. Sin embargo, esto no pasa en la capital alemana. En Berlín el allgemein beeidigter Dolmetscher es traductor e intérprete al mismo tiempo, no existe distinción alguna.

De un estado a otro también varía el organismo que expide el título. En la mayoría de ellos, el encargado es el Juzgado regional, el Landgericht, pero en otros quien lo expide es el presidente del Tribunal regional superior, el Oberlandesgericht, como es el caso de Renania del Norte-Westfalia.

En todo el territorio alemán, para obtener los nombramientos oficiales es necesario realizar pruebas orales y escritas. Es de especial interés el caso de Berlín. En la capital alemana, para llegar a ser traductor legal, aparte de hacer las pruebas de traducción y redacción, el candidato debe hacer en casa dos pruebas de traducción de textos generales y otras dos de textos especializados. El plazo para presentarlas es de 14 días.

En Alemania los nombramientos son vitalicios, excepto en el caso de Renania del Norte-Westfalia donde estos tienen una validez de 5 años.

Por lo tanto, en el caso de España el asunto de los traductores-intérpretes jurados corresponde al estado, no a las comunidades autónomas, mientras que en Alemania los encargados de legislarlo son los estados federados. Esto trae consigo que en cada estado varíe la denominación del título, el organismo que lo expide… Lo que en ocasiones induce a confusión.

¿Necesitas un traductor jurado para tus documentos?
En Traductores Oficiales contamos con más de 150 traductores jurado de todos los idiomas.
Entra aquí para pedir presupuesto
Sobre Carolina Balsa Cirrito 157 Artículos

Gerente – Directora. Licenciada en Traducción e Interpretación por la Universidad de Granada.

Sé el primero en comentar

¡Deja un comentario!