¿Debe un traductor jurado conservar o corregir los errores del documento original?

errores documento oficial

Todo traductor jurado debe reflejar en su traducción la información contenida en el documento original con objeto de transmitir fielmente el mensaje de una lengua a otra, igualmente respetando lo máximo posible el formato del texto original.

Debido a la condición de fedatario público que ostenta el traductor jurado, sus traducciones juradas pueden tener repercusiones legales, quedando bajo su total responsabilidad civil y penal. Por tanto, está obligado a reflejar todo exactamente igual como aparece en el original, incluso si aparecen fallos gramaticales, ortotipográficos o ambigüedades interpretativas.

¿Cómo actúan los traductores jurados cuando se encuentran con errores en el documento original?

Una vez identificado el error, dependiendo se su gravedad y repercusión los traductores jurados de Cblingua tomamos diferentes medidas.

Si nos encontramos con un error tipográfico de una palabra mal escrita y fácilmente inidentificable (“expdido” en lugar de “expedido”), traducimos la palabra correctamente dado que no cabe duda de su significado y se comprende perfectamente que se trata de una equivocación humana sin importancia.

errores documento oficial

Sin embargo, si el documento original presenta una confusión en un nombre propio (independientemente de que podamos o no verificarlo) los traductores jurados reflejamos el nombre tal y como aparece escrito, acompañado de una nota al pie con la abreviatura “.sic” indicando que hemos identificado el error pero tenemos la potestad para modificarlo. En caso de que la transcripción del nombre del titular sea relevante para un trámite en particular, será necesario solicitar un documento nuevo.

Lo mismo ocurre con errores que afecten directamente al contenido de un documento (por ejemplo, incorrecciones en cifras de un extracto de una cuenta bancaria o de un informe de auditoría de cuentas anuales). En esta situación, los traductores jurados procedemos del mismo modo que el caso anterior: debemos conservar el error, indicando con una nota al pie la existencia del mismo y únicamente será posible subsanarlo mediante una nueva expedición del mismo.

También nos encontramos con problemas de legibilidad, bien por timbres o sellos que no se han estampado convenientemente, por tratarse de un documento escaneado o enviado por fax que no se ha digitalizado de forma adecuada o por imposibilidad de leer cierta información manuscrita. Los traductores jurados de Cblingua, para evitar cualquier tipo de incorrección, contactamos directamente con el cliente para que nos facilite dicha información, nos ayude a interpretarla (en caso de que se trate de información manuscrita, por ejemplo, de un informe clínico redactado por un médico), envíe el documento escaneado correctamente o se presente en nuestras oficinas y nos muestre el documento para poder verificar personalmente los datos incluidos en el mismo.

Estamos a vuestra disposición en CBlingua para resolver cualquier tipo de duda que os surja al respecto. Nuestro propósito es desempeñar nuestra profesión de conformidad con lo establecido en el Reglamento de la Oficina de Interpretación de Lenguas y ofrecer al cliente una traducción jurada de calidad que cumpla en todo momento con la normativa vigente así como todo tipo de asesoramiento jurídico.

Sobre Carolina Balsa Cirrito 157 Artículos
Gerente - Directora. Licenciada en Traducción e Interpretación por la Universidad de Granada.

Sé el primero en comentar

¡Deja un comentario!