Cómo diferenciar la Traducción Jurada y Traducción Jurídica.

Una de las confusiones más habituales en el mundo de la traducción es la existente entre los conceptos de ‘traducción jurada’ y ‘traducción jurídica’. Habitualmente, en nuestra oficina de CBLingua en Madrid, llegan clientes un poco desorientados porque les han pedido una traducción jurada de su expediente académico o de su título: « ¿Pero eso no es la traducción de contratos y documentos legales?».

Para acabar con dicha confusión, desde CBLingua Madrid vamos a intentar poner los puntos sobre las íes y explicar qué diferencias hay entre traducción jurada y traducción jurídica y, además, explicar de qué tipo de documentos se puede hacer una traducción jurada.

Diferencias entre la traducción jurada y la traducción jurídica

La traducción jurídica o traducción legal consiste en traducir documentos de carácter legal, ya sean públicos o privados. Normalmente, estos documentos han sido redactados por profesionales del derecho y suelen tener una gran cantidad de términos jurídicos que no son de uso habitual en la vida cotidiana. Entre otros, podemos encontrar: contratos de compraventa, poderes notariales, testamentos, escrituras, estatutos sociales, etc.

La traducción jurada, sin embargo, no es un tipo de traducción en sí misma. Esta es la traducción de documentos que se realiza para que tenga algún efecto legal ante un determinado organismo oficial. El traductor jurado, que ha sido previamente certificado por el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación (MAEC), da fe de que el contenido del documento traducido es fiel con el contenido del documento original.

¿De qué tipo de documentos se puede hacer una traducción jurada?

De absolutamente todos los tipos. Gran parte de las traducciones juradas que se realizan en España son de documentos legales, quizá de ahí también venga la confusión. Pero en CBLingua Madrid, realizamos traducciones juradas de cualquier tipo de documento: expedientes, patentes, títulos, certificados médicos, cartas de recomendación, cuentas bancarias, cuentas anuales, entre otros.

Como hemos mencionado anteriormente, la característica principal de la traducción jurada es que un traductor jurado certifica que la traducción es fiel al original. Por tanto, cualquier texto o documento puede ser objeto de ser traducido por un traductor jurado.

En cualquier caso, las traducciones juradas se suelen realizar porque algún organismo oficial la ha solicitado, por lo que hay tipos de documentos que se repiten más que otros: los certificados de antecedentes penales, los títulos académicos, los certificados de cualquier clase, entre otros.

¿Dónde encontrar un buen traductor jurado en Madrid?

CBLingua Madrid es una empresa en la que estamos especializados en la realización de traducciones juradas, con más de 10 años de experiencia. Nos puedes encontrar en pleno barrio de Almagro, en Chamberí, en la Calle Zurbano, 45, primera planta, muy cerca del Museo Sorolla y a 5 minutos de las paradas de metro de Rubén Darío, Iglesia y Alonso Martínez.

Si necesitas realizar una traducción jurada, no lo dudes, acércate por nuestra oficina y estaremos encantados de asesorarte.

Sé el primero en comentar

¡Deja un comentario!