Ámbito geográfico de ejercicio del traductor jurado

La figura del traductor jurado suele equipararse en ocasiones a la figura del notario público, porque ambos actúan en calidad de fedatarios públicos al estampar su sello y firma en los documentos que ellos mismos elaboran.


traductor jurado

De esta similitud surge la siguiente cuestión planteada por muchos de nuestros clientes:

¿En qué ámbito geográfico puede ejercer su profesión el traductor jurado?

En España, el ejercicio de la profesión del traductor jurado es válido para todo el territorio nacional, independientemente de su lugar de trabajo y residencia habituales. Por el contrario, el notario ejerce su jurisdicción en el distrito que le corresponda, tras la obtención del título y toma de posesión de su Notaría.

Simplemente, el traductor jurado debe proporcionar al Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación la información actualizada sobre su domicilio de trabajo, puesto que dicha información debe publicarse en la Lista Oficial de Traductores e Intérpretes Jurados.

De este modo, las traducciones realizadas por un traductor jurado que resida en Galicia tendrán plena validez y podrán presentarse ante cualquier organismo de España, ya sea en Madrid, Barcelona o Sevilla.

traductores jurados

Igualmente, los traductores jurados nombrados por el MAEC pueden ejercer su profesión aunque residan en el extranjero, según lo dispuesto en el Real Decreto relativo a traductores jurados de 2009, siempre que indiquen a dicho Ministerio su país de residencia en cada momento.

Otra cuestión distinta y que genera cierta confusión es la legalización de las traducciones juradas y de la firma del traductor jurado. A efectos de aclarar las posibles dudas al respecto, ofrecemos a continuación unas breves pinceladas sobre este asunto:

las traducciones juradas que surtan efecto en España NO son susceptibles de legalización.

Únicamente será necesario este trámite cuando la entidad receptora de la traducción jurada pertenezca a una jurisdicción extranjera. Para asegurar la eficacia jurídica de una traducción jurada en el extranjero es fundamental que ésta cuente con todas las legalizaciones perceptivas previas al trámite de la legalización:

  • En caso de que el país destino sea signatario del Convenio de la Haya, deben figurar en los documentos originales la correspondiente Apostilla.
  • Si el país receptor no es signatario del mencionado Convenio, deberá figurar en el documento original (según lo estime oportuno la autoridad pertinente del país de destino): la protocolización notarial, visado por el colegio notarial, legalización por el Ministerio de Justicia.
  • Una vez completados los dos pasos anteriores (según proceda), se deberá realizar la traducción jurada de dichas legalizaciones que figuren en los originales.
  • Por último, podrá exigirse la legalización de la firma del traductor jurado ante el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación.

Procedimientos para conseguir una traducción jurada

La legalización de las traducciones juradas es un trámite totalmente gratuito y corre a cargo del cliente realizar dicha gestión. Para ello, existen diferentes procedimientos muy sencillos y accesibles:

  • Solicitar cita previa en el MAEC a través de su página Web.
  • Solicitar a un Gestor Administrativo que realice dicho trámite por usted.
  • Realizar el trámite por correo certificado o servicio de mensajería.
  • A través del consulado o embajada del país en cuestión en España.

Para este tipo de gestiones, probablemente será necesario que el traductor jurado facilite al cliente sus datos profesionales y personales.

Si desea ampliar dicha información, puedes consultar la página Web del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación

Gisella Policastro Ponce

Sobre Carolina Balsa Cirrito 157 Artículos

Gerente – Directora. Licenciada en Traducción e Interpretación por la Universidad de Granada.

Sé el primero en comentar

¡Deja un comentario!