Aciertos y desaciertos en la traducción e interpretación.

A pesar de ser una profesión con siglos de historia, a día de hoy mucha gente desconoce en qué consiste el proceso de la traducción e interpretación. En muchas ocasiones el proceso de traducción pasa totalmente desapercibido para los usuarios y quizá esto sea algo positivo, ya que si el lector no es consciente de la existencia del traductor esto puede deberse a que se ha realizado un buen trabajo y el resultado final suena tan natural que los destinatarios no son conscientes de que ese texto ha pasado por las manos de un traductor.

Conocida o no, la traducción es una profesión de gran importancia por lo que es recomendable tratar siempre con  los mejores profesionales para así evitarnos futuros problemas. Pero como no podía ser de otra manera, no siempre se cuenta con los mejores profesionales y, aunque se haga, todos somos humanos y siempre existe cierta posibilidad de error.

A continuación recogemos algunos errores o desaciertos curiosos de la traducción:

En el siglo XVI, una traducción de la biblia decía que Moisés tenía cuernos. Literalmente, el texto afirmaba que
“su rostro era cornudo”, cuando en realidad lo que quería decir era que “su rostro emanaba rayos de luz”. Este error se ve reflejado hoy en día gracias a que en 1513 Miguel Ángel creó una escultura para inmortalizar a Moisés con dichos cuernos, evidenciando así, hasta nuestros días, el error en la traducción.

Lo que viene a continuación más que un error podría considerarse un desacierto dentro de la traducción. Como comentábamos antes, es importante contar con traductores profesionales y que tengan un amplio conocimiento de la lengua pero también de la cultura del país para el que traducen. Dentro del sector publicitario podría decirse que, por norma general, se suele preferir dejar los nombres de las marcas en el idioma de origen, dado que suelen ser identificativas para los clientes. Sin embargo, siempre es aconsejable asegurarse de que dichos nombres no tienen otra connotación en el país de destino. Claro ejemplo de estos desaciertos de marketing son los nombres de los coches Mazda Laputa, Fiat Marea, Volkswagen Jetta o Nissan Moco.

Sin embargo, no sólo los traductores cometen errores. En este caso el error fue por parte de un intérprete. Esta noticia fue bastante comentada en los medios de comunicación e hizo que se diese algo más de importancia (aunque por motivos negativos) a la figura del intérprete, que suele pasar bastante desapercibida. Durante el funeral de Nelson Mandela el intérprete llamó la atención de todos los presentes en el acto dada su interpretación. Se encargaba de interpretar en lengua de signos los discursos de cinco líderes mundiales asistentes al funeral (entre ellos el presidente Obama). No tardaron en sonar risas y comentarios entre el público y la noticia fue muy comentada en los medios de comunicación y redes sociales.

Por último nos gustaría invitar a nuestros lectores a que busquen errores de traducción en un tipo de texto en el que es muy común encontrarlos: los manuales de instrucciones de ciertos aparatos electrónicos o las etiquetas de las prendas de ropa. Es muy común comprar algún objeto en una tienda de “todo a un euro” o no especializada, llegar a casa, disponernos a leer las instrucciones y ver que la traducción es inexistente o si existe nos enteramos mejor leyendo la parte no traducida.

En conclusión, desde CBLingua les recomendamos que cuenten siempre con los mejores profesionales de la traducción e interpretación si quieren obtener un buen resultado. En CBLingua tenemos un gran equipo de traductores e intérpretes profesionales que se encargarán de tratar su proyecto con la mayor calidad, eficacia y profesionalidad posibles.

Sé el primero en comentar

¡Deja un comentario!